El Monasterio de Monsalud fue construido hacia 1167 a expensas del rey Alfonso VIII, el primero de los tres monasterios que fundó en tierras alcarreñas como medio de afianzar la repoblación. Su primer abad fue Fortún Donato, monje francés procedente de la Casa Madre de Monsalud: el monasterio de  Scala Dei (Tarragona).  Vista del patio del Monasterio de Monsalud

        La documentación conservada nos habla de sucesivas donaciones reales, consiguiendo su momento de mayor esplendor hacia mediados del siglo XVI. Lentamente fue perdiendo frailes, bienes e importancia, hasta que en 1835 fue suprimido con motivo de la Desamortización de Mendizábal.