Museo de Guadalajara

El Museo de Guadalajara custodia los objetos más relevantes del Patrimonio Cultural mueble de toda la provincia. Sus colecciones se integran en tres secciones: Bellas Artes, Arqueología y Etnografía, cuyo incremento no ha cesado desde su inauguración.

Sala IV La colección de Bellas Artes es la más antigua del Museo, formada por los bienes desamortizados a la iglesia a partir de 1835. Su origen marca la temática de las obras, la mayoría de carácter religioso. Los depósitos, donaciones y compras realizados completan una colección de más de 200 obras entre pintura y escultura , cubriendo un espectro cronológico que va desde el siglo XV al XXI.

Las colecciones de la  sección de Arqueología son las más cuantiosas del Museo. Reúne todos los objetos procedentes de las prospecciones y excavaciones arqueológicas realizadas en la provincia. Aunque algunas piezas ingresaron antes de 1973, la mayoría lo hicieron a partir de la aplicación de las Leyes de Patrimonio Histórico estatal y autonómica, de 1985 y 1990, respectivamente, para asegurar su adecuada conservación y su mejor función cultural y científica, como muestras de la identidad cultural de todos los españoles.

Transitos Sala ILa sección de Etnografía reune los objetos relacionados con el arte y las costumbres populares de la provincia. La sección se formó a principios de los años 80, en una serie de campañas de recogida a lo largo de la geografía provincial que permitieron constituir una amplia colección demostrativa de las formas de vida y actividades tradicionales (artesanía, apicultura, ganadería...), a la que se añadieron los fondos de la Sección Femenina.

 

Los objetos de estas tres secciones se integran en "Tránsitos", la exposición permanente del Museo. Siguiendo un discurso de carácter antropológico, el visitante podrá encontrar los objetos más relevantes de nuestras colecciones, consiguiendo una idea clara de los hitos fundamentales de la historia de la provincia de Guadalajara.