Arco de entrada a la plaza

Sería una construcción de grandes dimensiones, a tenor del gran tamaño que muestran los sillares que se conservan. Es interesante observar cómo cruzando este arco se entra a una zona de la ciudad totalmente distinta a la anteriormente recorrida.

El arco es el preámbulo, la entrada simbólica a la zona en donde se ubican los dos grandes poderes visigodos: el político, representado por todo el conjunto palatino; y el religioso, con la basílica como referente.

La propia naturaleza de las piedras con las que se construyen los edificios que conforman este arco y esta zona de majestuosidad, es totalmente distinta a las que conforman las estructuras que anteriormente hemos visitado.

En los talleres comerciales, al igual que en la casa visigoda, el zócalo de piedra se hace con rocas areniscas sin tallar, son muros de mampostería y luego tapial.

En el conjunto palatino observamos un tipo de roca sedimentaria denominada comúnmente "toba calcárea" que destaca por ser un tipo de roca de fácil trabajo, y dada su porosidad, de ligero peso, que facilita no solo la talla de grandes volúmenes, sino la construcción de elevados paramentos.