Entorno Natural

La ubicación de la ciudad responde a toda una estrategia territorial de control y dominio de los distintos recursos que se dan en la zona en la que se enclava.

De este modo, la ciudad, situada en el cerro denominado "de la Oliva", domina cuatro importantes vías de comunicación: tres valles y un río. Los valles le darán salida: por el oeste, hacia Toledo (capital del reino visigodo); al sureste, salida hacia Valencia, puerto del Mediterráneo;  y al norte, dirección Guadalajara, salida hacia el norte de la Península y tierras pirenaicas.

El río Tajo, no sólo será fuente de recursos subsistenciales -agua para beber; regar los cultivos; pescar; cazar animales en su entorno inmediato; recolección de plantas, etc.-, sino también importante vía de comunicación dado que en aquella época era un río navegable; así como también hay que tener en cuenta las características defensivas del río, que arropa la falda del cerro sobre el que se asienta la ciudad, dificultando el acceso a la misma, en apoyo a la descomunal muralla que rodea a toda la ciudad y protege con sus colosales sillares.

Para entender y comprender todo este entorno natural así como todos los recursos paisajísticos, vegetales y faunísticos que lo componen se ha creado una ruta de senderismo denominada "Ruta del paisaje visigodo". Dicha ruta dispone de carteles indicativos que guían y explican a todos los visitantes el territorio histórico en el que se inscribe el Parque Arquelógico. Así mismo también puede realizarse dicha ruta acompañados de un guía especializado del Parque Arquelógico. Los escasos 2 km. de recorrido nos adentran de lleno en un paisaje que es digno por sí mismo de ser contemplado.