Historia del Parque Arqueológico

En 1995, el conjunto arqueológico de fue elegido por la Administración regional para formar parte de la Red de Parques Arqueológicos de Castilla-La Mancha, cuyo funcionamiento quedo regulado por ley (4/2001, D.O.C.M., de 18 de mayo de 2001).

Esta Comunidad Autónoma es la primera del estado español que dispone de una Ley de Parques Arqueológicos, aprobada por sus Cortes Generales y cuya entrada en vigor ha permitido la apertura al público de estos recintos.   El 10 de julio de 2002 fue inaugurado el nuevo Centro de Interpretación del , que permite al visitante conocer un poco más esta antigua ciudad y admirar una selección de los hallazgos arqueológicos más importantes    

Un Parque Arqueológico es el espacio físico dentro del cual confluyen, al menos, dos elementos: una Zona Arqueológica, de gran importancia histórica y fuerte potencia visual, y un paisaje, digno por sí mismo de ser contemplado, que a su vez facilita la comprensión de la zona arqueológica. Ambos elementos están, además, adecuados para el disfrute cultural y turístico y son el centro de zonas geográficas de alto interés monumental y medioambiental.  

La conversión por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha del Yacimiento de Segóbriga en Parque Arqueológico, garantiza, no sólo la conservación del Patrimonio Histórico, sino también el desarrollo cultural, social y económico sostenible de la comarca en la que se sitúa.