El Patrimonio de la Humanidad es nuestra herencia del pasado, lo que vivimos en la actualidad y lo que dejamos a las generaciones venideras.

Son elementos manifiestos de una riqueza natural y cultural que pertenece a toda la humanidad. Los sitios del patrimonio mundial, así como los monumentos, cumplen una función de hitos en el planeta. Son símbolos de la toma de conciencia de los Estados y de los pueblos acerca del sentido de esos lugares, y emblemas de su apego a la propiedad colectiva, así como de la transmisión de ese patrimonio a las generaciones futuras.

La idea de proteger a nivel internacional el Patrimonio Cultural surge vinculada a la decisión de construir la Presa de Asuán en Egipto, que inundaría los Templos de Abu Simbel.

En 1959 la UNESCO decide lanzar una campaña internacional de salvaguarda a raíz de un llamamiento de los gobiernos de Egipto y Sudán. Con las donaciones de 50 países, se aceleran las investigaciones arqueológicas y se procede al traslado de los templos a una zona segura.

Por primera vez se toma conciencia de que la protección del patrimonio es una responsabilidad compartida. Y corresponde a la Comunidad Internacional velar por este legado y transmitirlo a las generaciones futuras. A partir de este momento, UNESCO e ICOMOS inician la elaboración de un proyecto de Convención sobre la protección del patrimonio cultural.

Finalmente, el 16 de noviembre de 1972 se aprueba en París la Convención sobre la protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural.

España ratifica la Convención de Patrimonio Mundial Cultural y Natural en 1982, y hoy en día es uno de los primeros países en número de bienes inscritos en la lista de Patrimonio Mundial. Castilla-La Mancha, a su vez, es de las primeras Comunidades Autónomas dentro del conjunto del Estado.

Convención de Patrimonio Mundial, Cultural y Natural (1972)

Es un tratado internacional aprobado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), que se propone promover la identificación, la protección y la preservación del patrimonio cultural y natural de todo el mundo considerado especialmente valioso para la humanidad.Considerando el patrimonio en su doble aspecto cultural y natural, la Convención refleja la interacción entre hombre y naturaleza, y la necesidad de preservar el equilibrio entre ambos.

 

Patrimonio mundial

  • Toledo, Patrimonio de la Humanidad  (autor, Martin Montingelli)Ciudad Histórica de Toledo

    Sus obras maestras son el resultado del paso de civilizaciones muy heterogéneas en un contexto donde la existencia de tres poderosas religiones, judaísmo, cristianismo e islamismo, constituía un factor esencial.

  • Cuenca (Autor, El_Rigster)La Ciudad Histórica Amurallada de Cuenca

    La singularidad de la ciudad se define en la conjunción de su urbanismo proyectado sobre las dos hoces de sus ríos, el Júcar y el Huécar. Sobre la ronda del Huécar se edifican las Casas Colgadas, ejemplos de construcción medieval cuya perspectiva ahonda sobre el precipicio natural que forman los fosos de los ríos.