Se desarrolla en torno a un profundo pozo protegido por una torre de planta cuadrada, varias líneas concéntricas de murallas de considerable altura en mampostería, entre las cuales se disponían desde áreas de estabulación de ganado, áreas artesanales para la fundición de metales a almacenes de cereales. Motilla del Azuer

Contaba con viviendas de planta cuadrada con zócalos de piedra, donde los habitantes de la motilla desarrollaban su vida. Incluso este pequeño mundo era también lugar de enterramiento para niños y adultos, destacando su reducido ajuar funerario, excepto para algunos pocos individuos, lo que posiblemente indica la existencia de una sociedad jerarquizada. Su cronología hay que situarla entorno al II milenio antes de Cristo.